HABLEMOS DE ELLOS

Hoy expongo un tema muy interesante, que también nos compete a las mujeres. Imagínense, si para la sociedad tocar temas de menopausia existe una cierta hostilidad, cuánto más será hablar de la menopausia masculina.

Éste período en que las hormonas masculinas comienzan a disminuir se le denomina ANDROPAUSIA. Esta palabra encierra mucho desconocimiento. Por eso es importante informarnos al respecto como afecta física y emocionalmente, porque el entendimiento y la aceptación nos aportará la sabiduría de transitar por este periodo de una manera saludable.
Y nos compete como mujeres, porque por lo general la mujer que tiene pareja y está pasando por la etapa de la menopausia, éste también estará pasando por la ANDROPAUSIA, y que mejor que transcurrir por este proceso juntos.
Podemos ayudar a nuestra pareja y ayudarnos, ya que la comunicación es esencial, más aún cuando se presentan problemas sexuales.

Éste término de menopausia masculina se utiliza por primera vez en 1944 para describir el malestar de los hombres. Este cuadro se asocia con la disminución de la hormona masculina testosterona, ésta es la causante de sudoración repentina y excesiva, comúnmente llamada bochorno. Desde entonces a medida que ha ido avanzando la esperanza de vida, se ha observado un aumento de perturbaciones análogas a las del climaterio femenino, lo que se ha denominado ANDROPAUSIA.

El síndrome de andropausia se caracteriza por los signos y síntomas clínicos tales como:
Fatiga, disminución del deseo sexual, alteraciones en las erecciones, reducción de la masa muscular, caída del vello corporal, alteraciones en la piel, desgaste de la densidad de los huesos.
Los síntomas emocionales incluyen irritabilidad, nerviosismo, depresión, desconcentración deterioro de la memoria y estrés.
Éste período transcurre entre los 45 y 55 años, con variaciones, cada hombre es diferente y no todos padecen los mismos síntomas, cabe destacar que a diferencia de la mujer, para ellos NO es el fin de su vida fértil.

En la andropausia muchos hombres, a persar de encontrarse en el apogeo de la carrera profesional o estatus económico comienzan a manifestar problemas psicológicos que obstaculizan sus objetivos, resultado de una insatisfacción general.

 

RECOMENDACIONES:

Es muy importante una buena alimentación rica en verduras y frutas. El tomate es un gran colaborador en el tratamiento de la Andropausia.
Lo mejor es tomar 150-200 g de tomate de zumo fresco cada día, evitando el consumo de tomates naturales que no estén totalmente maduros. Además debe incluirse también el consumo de cereales completos.
Asimismo es conveniente mantenerse en buena forma, con dieta equilibrada y ejercicio físico como el yoga o masajes corporales para aliviar la tensión acumulada.

La comunicación con la pareja es esencial, hay que intentar no preocuparse por la falta de deseo, ya que esto solo conseguirá agravar aún más el problema.
El Ginseng Americano como el Asiático proveen un aumento de energía, bajan los niveles de azúcar en la sangre y colesterol, reducen el estrés y promueven a la relajación, tratan la diabetes y tratan las difunciones sexuales en hombres.

En caso de problemas de ANSIEDAD , se puede tomar una infusión preparada con una cucharadita de manzanilla (Matricaria chamomilla L.) y una cucharadita de flores de tilo (Tilia platyphyllos S.)
También es muy útil realizar inhalaciones impregnando una servilleta con aceite esencial de lavanda.
Si se plantean problemas de INSOMNIO es muy beneficioso tomar una taza de infusión al 2%de lúpulo (Humulus lupus L.) antes de acostarse
Para la DEPRESIÓN, se aconsejan infusiones de hojas de verbena (verbena officinalis L. ) borraja (Borago officinalis L.) o romero (Rismarinus officinalis L.)

La medicina natural más allá de aportarnos bienestar, no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios, se presentan en varias formas, se encuentran en herbolarios, parafarmacias, también terapeutas que nos pueden orientar en una terapia natural, como pueden ser la fitoterapia, oligoterapia, flores de Bach, aromaterapia, homeopatía etc.

 

Por lo que una buena información ahorrará trastornos emocionales y psicológicos, al hombre siempre se le dio el papel del “fuerte” , del “poder”, la masculinidad se asocia con el sexo, potente y vigoroso, “cuanto más sexo tenga más hombre es” las sociedades, culturas han creado un ser “insensible”, desde niños se les enseña a NO mostrar “debilidad”, a reprimir sus emociones, está mal visto llorar etc. Si hablan de su sexualidad es exclusivamente para mostrar lo viriles que son, en cuanto a su fuerza, su poder de conquista, alardear de su capacidad sexual! Cosa que muchos temen hablar de sus padecimientos por miedo a que se los vea como débiles, frágiles etc.

No existe remedio más potente, como expresar los sentimientos, miedos e inseguridades, las emociones reprimidas o mal canalizadas se terminan convirtiendo en patologías. Se tiene que terminar ya, con los falsos mitos y creencias obsoletas, hombres y mujeres nos complementamos, energía femenina y masculina, aquí en esta definición como “energía” no entran etiquetas, masculino y femenino comparten ambas energías! Es decir que toda mujer tiene algo masculino y todo hombre tienen algo femenino, es parte de la naturaleza y de las leyes universales por lo que aquí no entra distinción de sexo!

El conocimiento construye, por eso siempre incentivo a que exploren, no se queden con lo primero que escuchen o lean, y quédense con lo que más les resuene, podemos encontrar el equilibrio, armonía. Normalicemos los procesos de la vida! En cambio no hay que normalizar patologías! Hay soluciones, y prevenciones.

La vida es una sucesión de hechos, vivencias y aprendizajes, vive el hoy y ahora. Haz que este momento sea la chispa que reencienda tu vida!

 

 

Dorinda González
Naturópata

Col·laboradors

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.