NUESTROS CUERPOS Y EL VERANO

Se acerca el verano y junto con él la prisa de muchas de nosotras por bajar de peso. Y es ahora donde vemos aparecer una infinidad de soluciones a este problema. Desde las famosas dietas milagro hasta mágicas pastillas que nos prometen bajar de peso sin esfuerzo alguno. Y no importa cuántas veces se repita que ninguna de esas opciones es la solución. Hay quienes todavía creen en el efecto mágico y quienes sacrifican su salud por lucir un bikini.

Resulta paradójico que hemos tenido tiempo para establecer correctos cambios alimenticios y, de esa manera, cuidar nuestra salud y bajar de peso. Pero no. Nos acordamos cuando empieza el calor y las prendas de verano no nos tapan esos kilos de más. Hemos estado comiendo lo que nos apetecía sin medir medianamente las consecuencias. Y ahora vienen los apuros.

 

Antes de empezar una dieta catastrófica o tomar pastillas me gustaría que reflexiones:

  • ¿Para quién quieres bajar esos kilos?
  • Tener sobrepeso u obesidad, ¿está afectando tu salud?

 

¿Cuál es el área más afectada?

  • ¿De verdad quieres bajar de peso o lo haces por un condicionamiento social?
  • ¿Cuál es el verdadero motivo que te lleva a querer adelgazar?
  • ¿Cómo se verá afectada tu vida una vez hayas perdido ese peso de más?
  • ¿Estás realmente disconforme con tu cuerpo?
  • ¿Crees que solo bajando de peso te sentirás a gusto contigo misma?

 

Muchas veces detrás de querer bajar de peso se esconden cuestiones más profundas como presiones familiares, sociales, laborales, baja autoaceptación y autoestima.

He podido observar que muchas mujeres sienten una gran presión por tener que “estar bien”. Hay un modelo social donde la mujer tiene que ser madre, hija, hermana, tía, trabajadora, activa socialmente, una diosa sexual y sensual.

Por supuesto todo esto llevado a la excelencia. Pero tú, ¿qué quieres para ti?
Tener el peso adecuado debe ser una prioridad desde el punto de vista de la salud, no desde la estética o la exigencia (sea propia o social).

Cuando mis pacientes me dicen que quieren bajar de peso por una cuestión estética les abro un amplio abanico de puntos de vista diferentes. El concepto estético es subjetivo.

Por eso, si te miras al espejo y no te agrada lo que ves, no desesperes. No intentes querer bajar 10 kilos en quince días.

Tómate el tiempo adecuado, quiérete lo suficiente como para cuidarte. No te castigues ni te sientas culpable. Analiza por qué comiste tanto, cómo llegaste a ese peso. Reconcíliate con tus emociones. Háblate como le hablarías a tu mejor amiga. Ten en cuenta lo que vales y que unos kilos de más no definen tu valía.

Comienza a cambiar tus hábitos alimenticios, deja el sedentarismo, establece nuevas rutinas de cuidado, ten un tiempo para ti. Roma no se hizo en un día. Los pequeños cambios sostenidos en el tiempo producen mejores resultados que un mes privándote de comer lo que te gusta, estar pendiente de una lista de alimentos y coartando tu vida social. Pero sobre todo, te sentirás responsable de ti, de tus decisiones.
Se tú quien empiece un cambio en tu vida. Se tú quien maneje el timón de tu barco. No le des a nadie el poder de decidir por ti.

 

Gabriela Pellegrini 

Nutricionista coach especializada menopausia y sobre peso

             

 

Col·laboradors

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.