CUIDADO DOMICILIARIO

El envejecimiento de la población y el consiguiente aumento de las demencias está provocando una mayor necesidad de cuidados a domicilio y muchas familias que no pueden o no quieren hacer frente a los cuidados de larga duración que impone la enfermedad de Alzheimer, contratan profesionales del cuidado, convirtiendo a su vez la casa en una especie de socio-sanitario.

En este artículo queremos resaltar que el cuidado domiciliario de personas con demencia es altamente complejo y con mucho riesgos. Decimos complejo, porque las personas con demencia pueden presentar los siguientes síntomas; deterioro cognitivo (problemas de memoria, habla, comprensión del lenguaje, orientación, dificultad para realizar tareas y reconocer personas u objetos), alteraciones conductuales y psicológicas (depresión, ansiedad, delirios, alucinaciones, deambulación constante, insomnio y agitación ) y decimos que cuidar es una profesión de riesgo porque el hogar, como nuevo lugar de trabajo está al margen de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Los síntomas propios de una demencia más las carencias y déficits del “entorno laboral” dificultarán enormemente la labor de cuidar, que básicamente se trata de ayudar a la persona dependiente (pero atención, con muchos o todos los síntomas antes descritos y en un entorno físico muy poco adaptado a la situación de una persona con dependencia) a realizar aquellas actividades que no puede llevar a cabo de forma independiente y que además, no se pueden posponer de ninguna manera, como son entre otras acciones; ducharse, comer o vestirse.

En nuestro imaginario social se (pre)supone que cuidar a una persona mayor con Alzheimer es sencillo y que cualquier mujer lo puede hacer de forma natural y sin apenas competencias y habilidades en el manejo de las demencias. Es decir, tratar y manejar la alucinación, el delirio, la agitación, los episodios de agresividad, la depresión, la apraxia, o la agnosia de una persona con demencia vascular parece ser muy sencillo, que no requiere preparación o casi preparación. Mientras que el cuidado enfermero y/o médico requiere de unas determinadas competencias y habilidades que deben ser aprendidas durante años.

Este cuidado a domicilio o incluso de mujeres contratadas como internas (una nueva esclavitud) dista mucho del reconocimiento social y familiar que tiene el otro cuidado, el cuidado sanitario, mucho más valorado a nivel social y de las propias familias contratantes. ¿Por qué esta desvalorización de los cuidados a domicilio respecto a los cuidados sanitarios? La medicina diagnosticará el Alzheimer, pero durante los siguientes 12-14 años poco podrá hacer por ti, en cambio, necesitarás cuidados a domicilio durante muchísimos años.

Cuando la profesión de cuidados a domicilio se invisibiliza y el sistema educativo-sanitario no asume su profesionalización, es muy probable que se pueda producir, a parte de una jerarquización entre profesiones, una mala praxis en los cuidados y también mucho estrés en la profesional por las demandas que plantea la enfermedad de Alzheimer, y todo ello en la soledad de un domicilio, sin supervisión ni apoyos.
El sector de los cuidados a domicilio se debe revalorizar, profesionalizar y financiar para garantizar una excelente atención y también unos salarios dignos, acordes a la responsabilidad e importancia de su función.

Como decíamos anteriormente, los hogares como lugar de trabajo no cumplen la Ley de Prevención de Riesgos Laborales que debe amparar a cualquier trabajadora o trabajador del estado español puesto que prevalece el derecho a la intimidad y la inviolabilidad del domicilio sobre los derechos de estas trabajadoras, convirtiéndose el hogar en un lugar de riesgo de lesiones o de enfermedades de las que nadie se hace responsable.

Nos parece urgente tener una toma de conciencia sobre el envejecimiento CON demencia y todo lo que rodea a la profesionalización y reconocimiento de la labor de las cuidadoras a domicilio.

 

 

Cristina Nagore
Terapeuta ocupacional-Mediadora comunitaria

Col·laboradors
Publicitat

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.