13 CLAVES DE SUPERVIVENCIA PARA LAS PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES

¿Te molestan los ruidos fuertes? ¿Eres bueno para escuchar y te han dicho que eres muy intuitivo? Es posible que seas una persona altamente sensible. Estas claves de supervivencia te ayudarán.

1. Descansar

En primer lugar, reserva momentos en el día para el descanso.  Dormir una cantidad adecuada de horas, destinar tiempo durante el día y valerte de las pausas activas es importante para controlar la sobrecarga sensorial.

Recuerda que la falta de sueño produce irritabilidad, disminución de la atención y agotamiento durante el día y puede aumentar la hipersensibilidad a los estímulos cotidianos.

2. Mantener una dieta saludable

De manera adicional, seguir una dieta completa es fundamental para mantener el funcionamiento de nuestros sentidos. Por ejemplo, recuerda mantener un nivel óptimo de azúcar y evita comer alimentos ultraprocesados.

Una buena idea es hacer al menos cinco comidas al día. Puedes también optar por tomar varios refrigerios pequeños durante el día para evitar las molestias asociadas a la sensación de hambre.

5. Reducir el consumo de bebidas estimulantes

Así mismo, intenta reducir o, si es posible, eliminar el consumo de bebidas estimulantes como el café, el té o los energizantes.

4. Rutinas apropiadas y flexibles

Sumado a lo anterior, procura establecer rutinas amables contigo mismo. Estas deben ser lo suficientemente estrictas para que te permitan poner en orden tus actividades, pero al mismo tiempo no producirte la sensación de que eres prisionero de tu propia programación.

5. Un espacio en casa para relajarte

Intenta tener en casa un espacio para ti, en el que puedas estar en silencio y donde difícilmente puedas ser interrumpido. Esto te permitirá tener un refugio sensorial en el que puedas descansar y recargarte.

6. Aislamiento auditivo

Teniendo en cuenta que el ruido puede generar una profunda sobrecarga auditiva en las personas altamente sensibles, el uso de tapones puede ayudar a la concentración y a evitar la sobreestimulación. Del mismo modo, evita frecuentar lugares ruidosos y opta por espacios tranquilos donde sean protagonistas los sonidos naturales.

7. Evitar estímulos lumínicos excesivos

Otro consejo que puede resultarte muy útil es que mantengas en casa un esquema de luces suaves que te ayuden a permanecer relajado. Por otro lado, evitar los lugares con mucha luz y, cuando sea posible, utiliza lentes oscuros para exponerte al sol o a luces demasiado deslumbrantes.

8. Evita las multitudes

Las situaciones que implican encuentros multitudinarios suelen convertirse en una causa de hiperestimulación en general para las personas altamente sensibles. Por lo tanto, es importante evitar las multitudes y, de ser posible, optar por eventos pensados para pocos asistentes.

9. Busca la naturaleza

Por supuesto, en la naturaleza encontrarás un espacio en el que podrás relajarte y alejarte de los fuertes estímulos sensoriales de las ciudades. Cada vez que te sea posible planea una salida al campo y reconéctate con el entorno natural.

10. Haz amistades que no te juzguen

Una importante fuente de estrés de las personas altamente sensibles es la preocupación de ser señalado por sus amigos y seres queridos como alguien molesto, caprichoso o tiquismiquis. Por lo tanto, es fundamental rodearte de personas que comprendan tu situación y que te permitan sentirte escuchado y valorado en esos momentos en los que el mundo te desborda.

11. Explora tus talentos artísticos

Una excelente forma de aprovechar tu sensibilidad es explorando tus talentos artísticos. Puede que tengas un músico o un fotógrafo escondido en tu interior y que aún no lo sepas.

12. Aprende a decir “no”

Fortalecer tu asertividad y aprender a decir “no” cuando no te sientas con tiempo o disposición de asumir algún compromiso será fundamental para incrementar tu bienestar físico y emocional.

13. Acéptate

Finalmente, aprender a aceptarte es un paso importante para llevar una vida más feliz y plena. Recuerda que ser una persona altamente sensible no es una enfermedad, ni es una característica que tenga que resultar limitante. De hecho, si lo miras en perspectiva, ¡es casi un superpoder!

 

 

Helena Sutach

Terapeuta emocional

 

Col·laboradors
Publicitat

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.