EL DESPERTAR

Siempre me resulta difícil hablar de mí, definirme con palabras, quizás porque me siento acotada y me es mucho más cómodo expresarme a través de otros medios cómo el dibujo, la pintura, la escultura, o cualquier otro lenguaje que sea tangible y se pueda llenar de luz y color.

Pues así podría deciros que son mis trabajos, luz y color, optimistas, sutiles, meditados, fantasiosos… Como dejando algo al azar, una parte si es así, otra evidentemente está apoyada por técnica. El secreto es Fluir y Jugar.

Este mundo me viene desde que tengo uso de razón, nunca fui una niña convencional que jugaba con muñecas como mis hermanas, yo les hacía, los vestidos, las casas, siempre con inventos. Y mis libros del colegio repletos de dibujos.

Con 7 años fui a aprender a pintar y nunca dejé de experimentar con otras técnicas. Incluso ayudaba a mi padre en tareas de albañilería o bricolaje en hacer remiendos en casa, o en aprender a coser con mi madre. ¿Será por eso la facilidad de cambiar de disciplina?.

Ahora que ya os he puesto un poco en antecedentes, os contaré porque es tan importante para mí colaborar y tender una mano a las mujeres que la necesiten. Creo que es fundamental estar en el lugar correcto. Si no la vida ya se encarga de avisarnos y darnos un coscorrón para que nos resituemos. Y si no lo hemos entendido, nos da otro; Cómo fue mi caso. Tuve que pasar por dos importantes accidentes para comprender que no era feliz, que no estaba donde tenía que estar y que debía replantear mi vida. No entraré en detalles pero padecer vértigo y miedo durante 4 años te deja muy, muy tocada. Te aparta de la circulación y aprendes a disimular para no dar lástima, pero te la das a ti misma. Te miras al espejo y no te reconoces. ¡Con lo que tu habías sido!. Eso me decía a mi misma. Una experiencia así, te cambia el carácter. Empiezas a dejar de querer vivir y a querer dejar de sentir. ¡Hasta este extremo!.

Pero llega la pandemia, y lo que para muchos representa sentirse atrapados confinados, para mí es una oportunidad ya que llegan un montón de retos y meditaciones. Y empiezo a retomar poco a poco las meditaciones en pleno confinamiento.

Mientras escucho que todos se sienten atrapados en sus prisiones confinados, para mí no es tan grave, no varía tanto. Sigo con mi reto matutino cada día un poco más a reencontrarme y conectar con mi paz. Vuelvo a hacer acuarelas tras meditar, conecto con los 4 elementos: primero Agua, que mueve sentimientos, después Tierra que son los logros, Fuego fuerza y pasión, y por último Aire libertad y pensamiento. Y a medida que voy evolucionando voy investigando sobre sus energías, colores, curiosidades y a que personalidades están vinculadas. Hasta el punto que tengo suficiente material para llegar a hacer una primera exposición post pandemia. Y creo mis Ensos de los 4 Elementos que son el despertar de mi consciencia o mi mujer intuitiva que estaba dormida.

Creo que todas tenemos un sexto sentido y es la intuición. Que nos viene dado desde que nacemos como las mujeres ancestrales y por el tipo de vida que llevamos lo dejamos adormecer, pues hay que despertarlo. Precisamente mi manera de enseñar ahora es totalmente diferente; Ya no es tan académica, mi propósito es conectar desde la libertad del sentir. Sin complejos, ni reglas. No hay errores. Tal y cómo se lo plantearía la mirada de un niño. Primero sentir luego pensar.

Inicio mis Talleres con una breve meditación según el tema en cuestión a tratar y luego a fluir. Para estos talleres las técnicas ideales son acuarela o una pintura fluida con o sin texturas. Para mí el Arte, la creatividad y la ayuda de profesionales es una mano amiga. ¡Pues ahí va la mía!.Yo no soy terapeuta pero si una artista con una experiencia de vida con inquietudes y ganas de vivir y si puedo aportar aquí estoy.

 

 

Mireia Vilar

Pintora

 

Col·laboradors
Latest posts by Col·laboradors (see all)

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.