TOMA DE CONCIENCIA DEL ABUSO Y MALTRATO EN LA VEJEZ

Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres.
La violencia infligida a las personas mayores es una de las formas de violencia más oculta, menos analizadas y por tanto, menos abordada. Es por ello, que el 15 de junio ha sido señalado por Naciones Unidas, como el día internacional de “toma de conciencia del abuso y del maltrato a las personas mayores”.

Estamos ante un fenómeno complejo, multifactorial e invisibilizado al que se le dedica muy pocos recursos.

El maltrato a las personas mayores es una cuestión de derechos humanos, así como un importante problema social y de salud que requiere una aproximación multidisciplinar y el compromiso desde las instituciones, las entidades sociales y de toda la sociedad. Las expertas en esta materia anticipan el aumento de estas situaciones a causa del progresivo envejecimiento de la sociedad, del incremento de la dependencia física y cognitiva y del mayor reconocimientos de los derechos de las personas mayores.

Para prevenir el maltrato, es importante conocer en qué lugares se da, qué genera en las personas, qué tipos de mal tratos se dan, cómo ha afectado la pandemia a las personas mayores y qué retos se nos presentan a partir de ahora para dar respuesta a las necesidades de las personas mayores.

Si algo positivo ha tenido esta pandemia ha sido la visibilización de la discriminación a personas mayores y lo aceptado que está el edadismo. Las actitudes negativas que tenemos hacia personas mayores (prejuicios edadistas) dependen primordialmente de cómo lxs otrxs están siendo discursivamente construidos. En esta pandemia hemos leído y escuchado una y otra vez en medios de comunicación múltiples ejemplos de vocabulario paternalista, infantiloide y desempoderante generando un discurso público que (re)presentaba a todxs lxs mayores con el mismo nivel de fragilidad, vulnerabilidad y de desprotección, construyendo un imaginario fuertemente discriminatorio.

 

Para las persona que nos gusta envejecer y que además tenemos la fortuna de acompañar procesos de envejecimiento desde la Gerontología Crítica y Comunitaria ha sido llamativo observar que entre los cientos de artículos sobre “nuestros ancianos” o “nuestros abuelos” muy poco se ha escrito o debatido sobre “nuestro edadismo”.

El edadismo como forma de maltrato no es considerado como un problema serio porque el discurso político, no lo define como tal, a diferencia de, por ejemplo, el maltrato infantil o la violencia de género. Dada esta falta de información acerca del edadismo, tampoco resulta sorprendente que la mayoría de la gente que ocupan ámbitos políticos, periodísticos, científicos o educativos apenas sepan qué es el edadismo y, lo que es peor, lo estén construyendo y sosteniendo.

¿Somos edadistas?

Una de cada dos personas en el mundo tiene actitudes edadistas hacia las personas mayores, lo que conduce a una peor salud física y mental, un mayor aislamiento social y soledad, mayor inseguridad financiera, disminución de la calidad de vida y mayor riesgo de muerte prematura. Así lo pone de manifiesto un reciente informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) según el cual este tipo de discriminación es menos combatida que otras por movimientos y políticas sociales y se ha hecho más patente que nunca durante la pandemia del coronavirus.

Para finalizar dejamos una serie de claves para comenzar a repensar a la persona mayor y así comenzar a deconstruir imaginarios tan dañinos con una etapa que, no lo olvides, también tú la ocuparás. Aunque sea sólo por eso, merece tú esfuerzo reflexivo.

Cuando pienses, te relaciones o estés trabajando en el ámbito de las personas mayores recuerda que es todo esto exactamente igual que tú: historia personal, derechos, intereses, ocupaciones, deberes, miedos, deseos, expectativas, decisiones, aprendizaje, dignidad, personalidad, privacidad, intimidad, sentimientos, opiniones, tiempo libre y necesidades.

¿Quieres seguir siendo participe de una sociedad marcadamente edadista?
Combate tu propio edadismo

 

Magda Julià

Psicologa

Col·laboradors

Col·laboradors

Plataforma digital per la difusió, sensibilització i l’empoderament de la dona dins de la societat actual.